lunes, 29 de diciembre de 2014

Sube el tocadiscos: temporalmente fuera de servicio.





El resultado de la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual (Española) lo resume la imagen con que ilustro esta entrada. Aunque uno del Derecho entiende algo -soy Licenciado-, aún no he procedido a examinar con total detenimiento la reforma de la LPI. Eso sí, mis modestísimos conocimientos alcanzan a saber que allá donde hay un concepto jurídico indeterminado puede esperar una aberración jurídica a la vuelta de la esquina.

El traje, como de costumbre, el Gobierno de derechas que dio el 45% de los votantes a nuestro país, lo ha cortado a la medida de lo que las directivas de la UE vienen indicando, y por supuesto, a lo que la S.G.A.E. viene reclamando desde al menos la época de Ramoncín.

La UE quiere armonizar los derechos sobre la propiedad intelectual. Lo mismo que dispuso que en los bares el aceite de oliva se debía dispensar en botellines de usar y tirar, que además de suponer un gasto inútil en plástico, supone una cuota de negocio para un puñadito de empresas y mayor degradación del medio ambiente. Porque está claro que en derechos laborales o en cuestiones de migración son una pléyade de incompetentes que no son capaces de armonizar absolutamente nada. Nada bueno, quiero decir. Porque de arrodillarnos ante EE.UU. con el TTIP, para eso sí hay una enorme voluntad por parte de casi todos los Estados de la UE, así como por cualquier regulación estúpida, liberalizadora o privatizadora (ambas palabras entendidas como antítesis de lo público) y si es menester, recortadora y represora.

A mis lectores que votaron al Partido Popular, tenéis lo que os merecéis. Si os gusta un disco, compradlo. Aquí ya estáis perdiendo el tiempo

Al resto de mis lectores de España y de fuera de la piel de toro: El blog tiene asociado un correo electrónico, cuya dirección es blog (nombre del blog a continuación, todo junto) (arroba) gmail.com.

Puesto que el blog no ha sido eliminado, en cuanto lo habilite para lectores invitados, gustosamente añadiré como tales a quienes se sirvan de escribir a ese correo respondiendo a las siguientes cuestiones (más que nada, para tener una idea de qué lectores y lectoras tiene el blog):

- Nombre o pseudónimo
- Edad
- País de residencia
- Lengua materna
- Desde cuándo conoce el blog
- Mediante qué cauce conoció el blog
- Qué es lo que le interesa a usted del blog

Sirvanse de responder en español, inglés, francés, italiano o catalán.